Saltear al contenido principal

Autofagia y ayuno intermitente: ¿qué relación tienen?

Autofagia Y Ayuno Intermitente: ¿qué Relación Tienen?

El ayuno intermitente cada vez ocupa más espacio en los medios de comunicación como la solución definitiva para mantener el sobrepeso a raya. Ha sido recomendado por personajes famosos como Elsa Pataky, Jennifer Lopez o Beyoncé y los programas de televisión, radio y canales de Internet no paran de hablar de él y de su fundamento científico; pero ¿qué hay de realidad en todas estas afirmaciones?

Autofagia y ayuno intermitente

Para comprender en qué consiste este método para adelgazar, creemos que es importante que entiendas cómo funciona esta práctica. Aunque hay distintas formas, todas se basan en la combinación de periodos de ayuno con ventanas en las que se puede comer. El 16:8 es una de las más populares; apuesta por pasar 16 horas en ayunas y juntar todas las comidas entre las 12:00 y las 8:00 de la mañana. También hay sistemas más intensos que evitan la ingesta de alimentos durante dos días completos en la semana.

Esta práctica tiene un fundamento científico: la autofagia. Etimológicamente, significa «alimentarse de sí mismo» y describe un proceso descubierto en los años 70. Los lisosomas, unos orgánulos que intervienen en la digestión celular, utilizan virus, bacterias y otras moléculas inutilizadas por tu cuerpo para transformarlos en partículas con una función válida para el organismo.

Dicho de otra forma, tu organismo es capaz por sí mismo de eliminar agentes dañinos y convertirlos en algo beneficioso. Para hacerlo, necesita el equilibrio entre dos proteínas: la mTOR y la AMPK, cuyas funciones están relacionadas con el desarrollo y ahorro de energía, respectivamente. Una de las formas que tienes para controlar este balance es a través del ayuno intencional que, además de suponer una ayuda para adelgazar, también beneficiará otros aspectos de tu salud.

¿Por qué se escucha tanto hablar del ayuno intermitente?

Aunque aún no hay estudios concluyentes sobre su eficacia, en algunos de ellos sí que se han podido detectar indicadores que hacen pensar que podría tratarse de un método eficaz. No obstante, como es una práctica relativamente nueva, estamos pendientes de tener evidencias científicas contundentes. Pero, si su fundamento es solo teórico, ¿por qué está en boca de todo el mundo?

Uno de los motivos principales es el efecto de la prescripción por parte de personas muy relevantes del mundo del cine, la música o el deporte. Como ha ocurrido con muchas terapias naturales, la capacidad de los famosos para hacerlas llegar a cualquier rincón del planeta es capaz de persuadir a muchos. Esto, sumado a la buena apariencia de esas celebridades, hace que gente como tú y como nosotros se pregunte qué es y se anime a probarlo.

Si preguntamos a nutricionistas y expertos, parece que hay cierto consenso en que ven potencial a esta práctica. No obstante, si tu objetivo es perder peso, tendrás que acompañarlo de una dieta con una restricción calórica. No por esperar hasta las 12:00 para tomar alimentos vas a poder comer cualquier cosa sin mirar las calorías.

Si quieres probar el ayuno intermitente, te recomendamos que consultes a un profesional y sigas las pautas que te indique. Aunque el fundamento científico parece prometedor, no puedes olvidar que ayunar no es milagroso.

 

Esta entrada tiene 0 comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba