Saltear al contenido principal

LA BIPOLARIDAD SE HA NORMALIZADO.

En estos momentos de la humanidad la bipolaridad forma parte del día a día, en mayor o menor grado.
Vivimos en un mundo bipolar, hoy estás arriba y mañana estás abajo.
Hoy te levantas diciendo siii a la vida y por la noche quieres quitártela.
Es increíble pero real.
Todos tenemos cierta tendencia a esa realidad pues nos envuelve un mundo de estímulos tan exacerbado que distorsiona hasta al maestro más Zen.
Antes, como he citado en otras ocasiones, la evolución era lineal en el tiempo y es obvio que las personas eran las mismas, algunos más emocionales otros que no tanto pero estaban sometidos a menos inputs.
Quizás podrían ser más animales en sus formas pues se comunicaban con gruñidos.
Hoy día todavía hay muchas personas que lo hacen así, que prefieren ser animales y se olvidan de la evolución que podría traer una comunicación clara, fluida e inteligente.. en vez de otorgar un graznido que deja seco hasta el apuntador. Estas personas creen que ellos están en la cima del reino animal, como buenos machos y hembras alfa, y que todo el mundo tiene que estar pendiente de ellos y saber lo que quieren en cada momento. Es una pena que la comprensión y compasión estén ausentes en estos casos y que no se pida lo que se quiere de verdad o se desea, verbalmente hablando.
Esto es una de las partes más importantes que hace que cada vez la sociedad se sume en una constante locura producto de la falta de comunicación, mediación y acuerdos para el bien común.
Pasa en parejas, en familias, en trabajos, en pueblos, países, partidos políticos, equipos de fútbol. Todo el mundo quiere imponer sus formas para sobrevivir, en el fondo, como animales por encima del que está al lado.
Es una pena que en vez de compartir y amar lo que somos y lo que tenemos, que valoremos el poder de lo que nos dice nuestra mente estúpida cargada de creencias estúpidas y que en muchas ocasiones ni tan solo son reales.
Me entristece creerla y hacerle caso. Esta mente se infecta del exceso de información y se distorsiona a veces, incluso confundiendo la realidad con la ficción. Se meten pensamientos a veces muy destructivos que tienes que saber controlar y dejar de hacer caso para poder alcanzar la paz y el anhelado equilibrio.
Antes a las mujeres se nos decía histéricas por la cantidad de cosas que se creaban en la mente y que muchas veces nos apartaban del control. Ahora todo se ha multiplicado por mil y estamos peor, en general. Tanto que afecta nuestro sistema nervioso gravemente. Nuestras hormonas si antes se alteraban ahora con el exceso de hormonas en nuestras dietas aún más se alteran. Pero parece ser que la falta de comprensión e interés por esta realidad sigue vigente.
Este ir y venir de cambios de humor y esta distorsión crea esta bipolaridad, tanto en hombres como en mujeres, sin pararnos a comprender la realidad del otro provocando más impotencia y “bipolaridad”.
Alguien se preocupa de este gran problema de estado de ánimo del mundo? Si así fuera volveríamos a una vida más sencilla y calmada, que muchas veces buscamos, porque ya soportamos una enfermedad. Y es que el cuerpo grita lo que la boca calla.
Vivamos más conscientes y comuniquémonos para Ser más humanos con una inteligencia emocional más grande y así realmente crear evolución y vivir todos más felices. Crea espacios para escuchar tu silencio e ir transcendiendo al animal frustrado, de lo contrario acabaremos todos locos, sin saber quienes somos realmente y como animales, en guerra por olvidarnos de buscar la paz de todos.

Esta entrada tiene 0 comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba